Your community connector

Uinta Basin Railway encuentra oposición en Glenwood

Locations: Español Published

Traducción por Dolores Duarte

Los productores de petróleo quieren cuadruplicar la cantidad de crudo ceroso de fracturación hidráulica que sale de la cuenca Uinta de Utah. Actualmente se transportan en camión entre 80,000 y 90,000 barriles diarios a las refinerías de Salt Lake City, pero su producción está limitada por la contaminación atmosférica del Wasatch Front. 

  • KDNK thumbnail

Por ello, las autoridades de Utah y los productores de petróleo han puesto sus esperanzas en la vía ferroviaria de 88 millas de longitud de la cuenca Uinta (UBR for sus siglas en inglés), para conectar los yacimientos petrolíferos de la cuenca con el sistema ferroviario nacional y aumentar la producción enviando el crudo al este a través de Colorado, a las refinerías de Oklahoma y la costa del golfo.

En respuesta, cerca de 70 residentes del valle Roaring Fork se presentaron en Glenwood Springs, frente a la sede del White River National Forest, el sábado 10 de diciembre, portando pancartas, tocando tambores y cantando canciones de protesta, para decir no al UBR. 

  • RJ PADDY thumbnail

“Estamos enviando un mensaje al Secretario de agricultura Tom Vilsack para que revoque el permiso del Servicio forestal de EE.UU. (USFS por sus siglas en inglés) que permite a la UBR cortar a través del Ashley National Forest en Utah”, dijo Will Hodges, coordinador de 350 Roaring Fork, al Sopris Sun. El grupo forma parte de una red denominada Halt the Harm, que organizó la semana pasada protestas similares en Boulder, Denver, Salt Lake City y Washington D.C. 

La red también incluye grupos de justicia social de la costa del golfo. “El refinado de petróleo y gas que se está llevando a cabo en Luisiana sigue afectando sobre todo a las comunidades de bajos ingresos, negras y morenas, que tienen que vivir junto a estas plantas petroquímicas”, explicó Hodge. “Así que nos preocupan las repercusiones locales, las comunidades desproporcionadamente afectadas y también nos preocupan los impactos globales”.

  • Carbondale Animal Hospital thumbnail

Los funcionarios del USFS en Utah aprobaron en julio un permiso que permite que 12 millas de la vía férrea atraviesen una zona sin caminos inventariada en el Ashley National Forest. Aunque la aprobación está en vigor, aún no se ha expedido el permiso propiamente dicho. Hodges dijo que Vilsack tiene autoridad para revocarlo. “Podríamos detener este ferrocarril y entonces no podrían sacar tanto petróleo de la cuenca Uinta, lo que es un buen comienzo para abordar nuestra crisis climática”, dijo.

Grupos conservacionistas, entre ellos el Centro para la diversidad biológica (CBD por sus siglas en inglés), Living Rivers, Sierra Club y Utah Physicians for a Healthy Environment, presentaron en septiembre una demanda ante el Tribunal federal de distrito para apelar el permiso. 

  • Dave Taylor thumbnail

Ted Zukoski, abogado del CBD, explicó a The Sopris Sun en un correo electrónico que el permiso se ha retrasado debido a que aún no se han llevado a cabo las acciones y estudios necesarios relacionados con el diseño. “El ferrocarril no puede iniciar la construcción en terrenos del bosque nacional hasta que se expida el permiso de uso especial”, dijo. 

Mientras tanto, los grupos presionan a Vilsack, cuyo Departamento de agricultura supervisa el USFS, para que revoque la aprobación. Funcionarios del USFS dijeron en un correo electrónico a The Sopris Sun que podrían pasar entre cuatro y seis meses antes de que se expida el permiso.

  • Aspen Hope Center thumbnail

Foto de Raleigh Burleigh

  • Novus Glass thumbnail

Proteger el cañón de Glenwood 

La estrategia de Vilsack no es la única forma en que los grupos conservacionistas y las autoridades de Colorado esperan detener el tren. Después de que la Junta federal de transporte terrestre (FSTB por sus siglas en inglés), un organismo regulador federal, aprobara el UBR en diciembre de 2021, CBD y otros grupos presentaron una demanda en febrero de 2022. 

  • Aspen Travel thumbnail

Ellos argumentan, entre otras cosas, que la FSTB no tuvo muy en cuenta los efectos del cambio climático, incluida la contaminación atmosférica derivada del aumento de las perforaciones petrolíferas en la cuenca Uinta, así como el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la combustión de gasolina refinada a partir de crudo de la cuenca Uinta. El condado de Eagle también presentó una demanda, añadiendo su preocupación por la reactivación de la línea ferroviaria Tennessee Pass como posible ruta de transporte. Estas demandas han sido apoyadas. 

Después, el verano pasado, cinco condados y cinco ciudades a lo largo de la línea ferroviaria nacional que atraviesa Colorado, incluida Glenwood Springs, firmaron un informe amicus curiae en apoyo del condado de Eagle. Afirman que el FSTB ignoró a Colorado al analizar los impactos del UBR. Hasta diez trenes petroleros diarios con 110 vagones cisterna calefactados cada uno, capaces de transportar 642 barriles por vagón, recorrerían el ferrocarril nacional a través del estado. 

El alcalde de Glenwood Springs, Jonathan Godes, dijo a los asistentes a la manifestación del sábado que el ferrocarril forma parte de la historia de Glenwood, pero que la cantidad de trenes que transportan diariamente crudo calentado a través de la ciudad supone un enorme riesgo. “Nos preocupa lo que pueda ocurrir, no si ocurre, sino cuando ocurra un descarrilamiento, ya sea en el condado de Mesa, en el cañón Debeque, en el cañón Glenwood o en el cañón Sur”, afirmó. 

Godes también está consternado por los impactos climáticos y la aprobación de un tren a través de una zona sin carreteras. “¿Por qué llevar [un ferrocarril] a través de una zona sin carreteras para llegar a la vía principal y hacerla pasar por Colorado?”, dijo.

Paula Stepp, concejal de Glenwood y directora ejecutiva del Middle Colorado Watershed Council, también intervino en la manifestación. Ella ha estado trabajando en toda la región sobre los cambios en la calidad del agua debidos a los incendios forestales. “Cuando pienso en un tren de crudo ceroso descarrilado en nuestro cañón y en el coste que supondría mitigarlo, me abruma”, dijo. “A menudo la gente dice: ‘Necesitamos la economía del petróleo’, pero también hay que mirar el costo de la economía del petróleo y este sería el costo para nosotros con cualquier tipo de descarrilamiento”. 

Sin mencionar, añadió, del agua del río Colorado. 

Siete estados de la división occidental se reparten el agua entre más de 40 millones de usuarios, de acuerdo con el Convenio del Río Colorado de 1922. Pero, debido a la prolongada sequía en el suroeste, luchan por equilibrar la demanda con un suministro cada vez menor. “Si empezamos a añadir el factor de una vez que destruyamos el agua del río, ¿qué tendríamos para dividir en ese momento?”, dijo.

La mayoría de los asistentes a la concentración del sábado salieron a protestar contra el ferrocarril de la cuenca Uinta por motivos como los efectos del cambio climático y las amenazas al cañón Glenwood. Hodges dijo que también quiere combatir la resignación y la apatía de la sociedad. 

“Algunos dirán: ‘Toda nuestra economía depende del petróleo’, y sí, ése es el problema”, explicó. “Necesitamos una movilización a escala equivalente a la de la Segunda Guerra Mundial por parte del gobierno federal, los estados y las localidades para reducir en gran medida nuestra dependencia a los combustibles fósiles”.

Foto de Raleigh Burleigh

Tags: #350 Roaring Fork #Amy Hadden Marsh #Dolores Duarte #Glenwood Springs #Raleigh Burleigh #Unita Basin Railway #Will Hodges
▲Top ▲Top